climb more work less (ultima escalada)

05 mayo, 2017

Sant Jordi + 12

Princesa no se percato hasta al cabo de diez días. Fue la demora y no el hecho en sí lo que realmente la preocupo y eso la hizo sentir culpable. Pero claro, después de diez días enteros, con sus respectivas noches, como sacar el tema a relucir. En aquella época dragon casi no pasaba nunca por la ciudad. Quiso culparlo a él. Si se hubiera pasado por casa a matar algunas gallinas, o vaciar la despensa seguro que nadie se habría olvidado, pero el señorito dragón estaba muy cansado para bajar a verlos. Era su culpa. Solo que no era su culpa de verdad. Dragón no bajaba por que la valla electrificada que habían instalado lo tenia frito. Literalmente. Así que se pasaba los días buscando algún zorro que estuviera en las musarañas, o alguna musaraña que estuviera hecha unos zorros. La culpa tenia que ser entonces de SantJordi. SantJordi se dio cuenta de lo que estaba pasando el doceavo día y se sintió devastado. Sin embargo supo que podia haber sido mucho peor. Podia no haberse dado cuenta nunca. Se armo de valor, cogió su libretita azul y empezo a escribir un poema. El poema en sí era lo de menos, lo importante era el encontrarlo inesperadamente el día esperado, o en todo caso, doce días más tarde. Lo importante era la complicidad. Como cuando a cien metros de princesa, en una sala llena de gente, se cruzban las miradas fugazmente cuando alguien nombraba a dragón. La culpa quizás tampoco era de SantJordi. Y si os digo la verdad quien tuvo la culpa no es importante, lo importante es seguir siendo valiente, aunque sea 12 días tarde.

02 mayo, 2016

Sant Jordi 2016

La literatura salva vidas. Princesa se despertó con el ruido sordo de una cerradura abriéndose. Se levantó instintivamente y se dirigió hacia el pasillo. Se sintió vulnerable sola en la penumbra, así que reculó y agarró el volumen de Guerra y Paz que descansaba en la mesilla de noche y lo apretó contra su pecho. La literatura reconforta. No le dio tiempo a mucho más. Dragon entro tambaleándose por la puerta de la habitación. Princesa descargó toda la fuerza de Tolstoi sobre él y eso fue todo. La literatura es poderosa. Princesa volvió a la cama dando gracias por no haber estado leyendo a Monterroso aquella noche. Sant Jordi se removió bajo la manta entre sueños ajeno a todo. Cuando se despertó, el cuerpo del dragón todavía estaba allí. La literatura es caprichosa. 

13 septiembre, 2015

El motor del mundo

Hay un momento en cada revolución en que todo parece posible. En que la gente saborea la victoria, en que se avanza a pasos de gigante, en que se hacen planes infinitos, en que se sabe que todo cambiará, que seremos mejores, más guapos y más libres. Hay momentos en que la gente te sonríe por la calle, los niños juegan por las aceras y hay besos por las noches. Y yo no puedo decírselo. Aunque sepa que es solo un momento, casi me contagio y salgo con ellos a gritar. Pero yo soy más viejo, yo sé que después de esto se gana o se pierde, y la realidad te coge por sorpresa. Hay cambios, seguro, pero al final no acabamos siendo mucho mejores, seguimos igual de feos y ponemos otra vez la tele por la noche. Yo ya no creo en la revolución. A mi me gusta más hacer la evolución, donde se construye para mejorar lo que ya tenemos. Pero a la evolución le falta la euforia que a esta revolución le sobra. La evolución es condenadamente lenta, tanto, que parece que no llegue, y nadie acaba trabajando de verdad para ella. Pero podría avanzar firme y segura, sin destruir más de lo necesario. Nadie cree en la evolución, pero pasa. Todos creen en la revolución, pero al final todo sigue igual. Oigo los pitidos en la calle desde mi balcón, y ya no hay marcha atrás, quizás esta sea la buena. Hay que dejar que la alegría triunfe hoy. Voy a bajar a celebrarlo ahora. Mañana ya seguiré trabajando para que triunfe la evolución silenciosa, para cuando esta revolución ya sea caduca.

23 abril, 2015

Sant Jordi 2015

Y como iba a saber yo que lo importante no era el resultado, sino los medios. No puedo entenderlo! No esta Princesa sana y salva en el castillo? No esta el pueblo seguro y protegido de los ataques de Dragón? Pues eso. Si todo el mundo esta contento y calentito en sus casas, por que yo estoy aquí fuera, con el aguacero que cae, y con el calor de mi caballo como única estufa. Si hasta traje una rosa! Ya se, ya se que no brotó de la sangre de Dragón, pero al fin y al cabo es una rosa. Y lo de no conquistar a Princesa puedo sobrellevarlo, que ya se que llevar la nariz rota no vende tanto como una cicatriz en el pecho, pero lo peor es que encima los otros caballeros andantes me tratarán de cobarde. Y como les explico yo que no es por cobardía, que si hay que ir se va. Si en situaciones más peligrosas me he visto y jamas di un paso atrás. Pero cuando no hace falta, es tontería. Mi rescate esta vez ha sido mucho más efectivo y seguro, la verdad, pero se ve que luce más lo de la lanza y el escudo que ser resolutivo. En fin, que lección aprendida. Me he quedado con el "Muchas gracias, el pueblo te esta agradecido" y una palmadita en el hombreo. Para la próxima me ajustare al canon actual de caballero andante y me dejare de nuevas tecnologías. A ver si así Princesa me invita al menos a una cervecita.


23 abril, 2014

Sant Jordi raro


La vida es rara. Eso estaba pensando Santjordi segundos antes de enfrentarse al dragon. Luego no hubo más tiempo para pensar. Fintar, golpear y rodar por el suelo, levantarse, fintar y rodar otra vez, no descuidar los flancos, la espada siempre por debajo del escudo, acordarse de respirar. Entonces llega un olor a carne quemada y un dolor agudo que mejor ignorar. Cargar y volver a cargar y clavar la hoja de la espada bien dentro. Y finalmente silencio. Lentamente le va volviendo un ardor en el costado izquierdo y el brazo derecho esta terriblemente cansado, pero sigue removiendo mecánicamente la espada clavada en el pecho del dragon. Santjordi apoyando la cabeza en el escudo, a su vez apoyado en la barriga del dragon, recupera el hilo de sus pensamientos. Efectivamente, la vida es rara. Que diablos hacia el aquí, sucio y pegajoso de sangre, que sentido tenia todo esto? Recordó que de niño le gustaba escribir cosas. Quizás hoy podría haber sido un escritor famoso, viviendo apaciblemente en una buhardilla de una floreciente ciudad. Tal vez era hora de dejar lo de caballero andante y no se, quizás retirarse a meditar a algún convento, o plantar patatas, o hacerse panadero. Pero a lo mejor da igual a que dedicarse. La vida es rara igual para los panaderos. Tendría que pensar más tranquilamente sobre lo que hacer con la vida, en por que hacemos lo que hacemos. De repente se oyeron ruidos y gente dando vítores, y esa princesa mirándolo zalamera, y sí, la vida, por rara que sea, se entrometió en sus pensamientos, y ya no tuvo tiempo más que de dar apretones de manos, recibir alabanzas y un beso de Princesa que pensó que era algo más que protocolario. Pasaron los años, y de vez en cuando Santjordi aun piensa que la vida es rara, pero entre entrenar sus estocadas certeras, perseguir dragones por la comarca, y mantener arreglado el jardín de rosas de Princesa, no le queda tiempo para preguntas difíciles. Además,  a veces piensa que a lo mejor ir matando dragones por ahi no es tan raro, y lo raro de verdad es ser panadero, o escritor.

10 diciembre, 2013

En verdad, se llama borla...


Entré en la tienda con determinación y le compré la boina más fea que pude encontrar. Ese sería mi regalo. Sí, no me miren mal, puedo explicarlo mejor. Pensé que ese es precisamente el regalo que ella se merecía. La boina más fea que pudiera encontrar. Cuando la llevé al mostrador la dependienta me miró incrédula y me dijo, yo creo que con sorna, que también la tenían con "pom-pom" encima. Me hizo mucha gracia lo de "pom-pom", y pensé que con ese nombre solo podía empeorar el ya menguado glamour de una boina, así que le dije que “ok”, que me pusiera una con "pom-pom". No me miren así, porque ahora se lo explico. Yo ya había probado con cosas bonitas, una diadema de plata, un sombrero de paja, pero ella siempre salía de casa con esas boinas horribles. Yo ya le había dicho lo espantosas que se veían, pero ella hacía oídos sordos. Pues esta vez, toma, la boina más fea del mundo. Cuando le pedí a la dependienta que si la podía envolver para regalo me miró con ojos de besugo, como rogándome que recapacitara, y me dijo que no había problema alguno en envolverla, pero que tuviera en cuenta que en prendas de ropa no podría hacer cambios. Sí, ella también lo sabía, la boina era realmente fea. No me miren mal, que ya se lo explico, porque lo que la dependienta no sabía es que sobre gustos no hay nada escrito. Y uno ya tiene una experiencia y sabe que, a veces, lo que para mí (y probablemente para la dependienta) es feo, para ella puede ser precioso. Especialmente en materia de boinas. Así que si este año quería acertar con el regalo, me había de olvidar de mi gusto exquisito, había de entrar en una tienda con determinación, y comprar la boina más fea que pudiera encontrar porque, paradójicamente, solo aquella sería la más preciosa.

24 abril, 2013

Sant Jordi

Corre, corre, corre. Corre por que el dragon ya habra llegado, ya pide su tributo. Corre por que ya casi llegas, y ya casi se te ocurre algo. Quizas si corres mucho tengas tiempo de pensar una buena estrategia. Corre por la calle y esquiva al chico de la bici. Corre Jordi corre corre-co-rre que ya casi llegas. Pero acuerdate de coger aliento y piensa en algo. Corre ahora por el callejón empinado cuesta arriba que ya estas a las puertas, pero piensa en que vas a explicar cuando llegues. Piensa que no tienes espada esta vez. Correcorre que esta vez solo tienes que pagar el tributo para salvarla. Corre sentado en el suelo sobre la cuartilla antes de entrar en clase. Corre el boligrafo por el papel mientras pasa princesa sin prisa ni redaccion bajo el brazo. Piensa rapido una historia. No te distraigas. Corre y no la mires. Corre y firma ya esta cuartilla. Y corre, corre a darsela ya a la profesora antes no sea demasiado tarde y ya este echando fuego por la boca. Corre no vaya a ser que no llegues a tiempo a entregar vuestras redacciones de santjordi. Y no llegues a tiempo a sentarte disimuladamente junto a princesa, para explicarle lo que has corrido para salvarla, y pensar en lo que correreis juntos esta tarde, mientras la profe lee vuestras redacciones, tributadas puntualmente, en dos cuartillas arrancadas del mismo block, escritas entre prisas, rosas y fuego de dragones.

03 mayo, 2012

Mi vecino, Noe


Lo vi desde mi ventana esta mañana... un coche gris con un kayac rojo en el techo. Era un kayac muy rojo para un día tan gris. Se paso la mañana lloviendo, y aunque intente distraerme recogiendo los platos de la noche anterior, mi mirada se perdía detrás de la ventana. Demasiado rojo para pasar desapercibido. Para las 11 los charcos en el suelo ya eran patentes y empezaban a bajar llenos los canalones del desagüe, y una terrible sensación de que el dueño de ese coche sabia algo que yo no sabia me invadio. Demasiado kayac para pasar desapercibido. Demasiada agua para una mañana de abril. Por la calle corrían ya ríos de lluvia y la sospecha ya era casi una certeza en mi cabeza. Y si el dueño del coche sabia algo que yo no sabia, y si lo tenia todo listo, y si en vez de un arca le bastaba un kayac rojo para salvarse. Su proa altanera lo delataba, y yo no podia creer que alardease públicamente de su salvación tan insultantemente. Aparcado a la vista de todos. Rojo. Y sin espacio si quiera para llevar consigo unas cuantas species de animales. 

23 abril, 2012

Sant Jordi 2012

Papa, cuentame la historia de como conociste a mama. Pues erase una vez una chica muy guapa... Papa, pero mama era una princesa, verdad? Sí claro, decia, que erase una vez una princesa muy guapa que habia pinchado la rueda de su bicicleta... Pero papa, las princesas no van en bici! Vale, vale, pues estaba paseando en su carroza, cuando su caballo perdio una herradura, entonces, un flamante caballero llamado Jordi se bajo de su corzel para ayudarla. Papa, y tu eras el caballero? Si, claro! Y Papa, hacemos que entonces te ataco un dragon, vale? uno grande y feo. Sí Rosa... luego nos ataco un dragon grande y feo, y queria comerse a mama y entonces yo... Jo papa, que historia más emocionante, deberias escribir un cuento, sigue, sigue... 

28 marzo, 2012

Violeta II


Pues resulta que es cierto que tenemos un animalillo, yo pensava que pronto se mostraria como el bebe que deberia ser, pero no. Yo creo que esta más emparentada con los mapachitos. Como buen animalillo salvaje esta un poco inquieta entre humanos y agarra y gira y salta y sube y cae y come piedras en cuanto tiene oportunidad. Por eso yo la huelo, y le mordisqueo la barriga y ella me araña y me chupa la barbilla. Por que asi nos comunicamos los animalillios.